Tuits de @red_alass

Acceso miembros

Si encuentra problemas para registrarse, favor communicarse con alass@alass.net

Muchos alimentos para los infantes son altos en sodio

Es muy probable que esté cuidando un niño pequeño y trabajando duro para ayudar a que su retoño crezca saludablemente, cuando está leyendo este artículo. Después de todo, muchos hábitos saludables se forman en la infancia – las mamás tienen el poder de guiar a su hijo por un camino saludable para el resto de su vida!

Una de las maneras que se puede usar es proporcionar alimentos sanos y nutritivos a su bebé, porque nuestras preferencias gustativas están determinadas por lo que comemos desde muy temprano en la vida. Es por eso que es preocupante ver que un nuevo estudio, publicado recién en la revista Pediatrics, reveló que una cantidad significativa de los alimentos y comidas para los infantes que se venden en los Estados Unidos tienen un alto contenido de sodio o de azúcar.

Se encontró que la mayoría de las comidas para los niños pequeños, entre uno y tres años eran altos en sodio y azúcar. No había una gran diferencia en el nivel de sodio si la comida era orgánica o de una marca popular frente a una marca de la tienda, dijeron los investigadores. Los padres pueden pensar que se producen los alimentos para los infantes usando normas nutricionales más altas, pero los resultados del estudio sugieren que esta suposición no es necesariamente correcta.

Los investigadores examinaron el contenido de sodio y el azúcar de casi 1.100 comidas, meriendas/refrigerios, frutas, verduras, cereales secos, jugos y postres para bebés y niños pequeños. Los productos para los bebés (hasta 12 meses de edad) eran casi todos bajos en sodio. Fueron los alimentos destinados a los niños pequeños (de 12 a 36 meses de edad) que causaron una preocupación respecto al sodio. Tres cuartas partes de estos productos tenían niveles altos en sodio, definido como tener más de 210 miligramos (mg) de sodio por porción. En promedio, las comidas tenían alrededor de 360 mg de sodio. La encuesta se basó en datos del 2012, por lo que no representaría ningún cambio de ingredientes - como la reducción de la sal y el azúcar - que podría haber sido hecho a los productos entre 2012 y ahora.

Las comidas para los infantes más altos en sodio tendían a ser alimentos como la pasta con salsa, macarrones con queso, o pollo y pasta. Esto no es sorprendente, porque se añade el sodio a menudo a todos estas comidas. El producto con el nivel más alto de sodio de la encuesta tenía 950 miligramos. La cantidad máxima recomendada de sodio que los niños de 1 a 3 años pueden comer es 800 mg en todo el día.

Alrededor del 80% de los niños en este rango de edad ya comen más de la cantidad máxima recomendada, que los pone en riesgo de tener una presión arterial alta a temprana edad. Ya 1 de cada 6 niños en Estados Unidos entre 8 a 17 años tiene su presión arterial elevada o hipertensión. Esto los hace más propensos a tener hipertensión cuando llegan a ser adultos, por lo que es importante empezar a prevenir a tiempo.

Como padres, futuros padres o cuidadores de niños pequeños, podemos darles 4 consejos para poner sus hijos en camino a un futuro más saludable:

  1. Compara las etiquetas nutricionales de los productos similares mientras está en la tienda y elige el alimento que tenga el nivel de sodio (y de azúcar) más bajo. Acuérdase que el contenido de sodio puede variar mucho, incluso en alimentos similares.
  2. Involucre a los niños cuando está preparando la comida y reemplaza la sal por aliños y especies cuando pueda.
  3. Apoya o propone cambios que conducirán a comidas más saludables en los centros de cuidado infantil, kínder y las escuelas. Pregunta al centro de cuidado infantil o escuela si utilizan estándares de nutrición para los alimentos que preparan.
  4. Cambia sus hábitos alimenticios para reducir la cantidad de sal que consume. Sus hábitos saludables pueden influir en los niños que comen con usted.

(Fuente: sitio web de la Asociación Americana del Corazón)
(Vínculo al artículo original en Pediatrics: http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2015/01/28/peds.2014-3251.abstract)