Tuits de @red_alass

Acceso miembros

Si encuentra problemas para registrarse, favor communicarse con alass@alass.net

La reducción de sal salva vidas

12 de agosto de 2014

La reducción de sal salva vidas

Una nueva investigación publicada en la revista New England Journal of Medicine esta semana por Mozaffarian et al. destaca la importancia de las estrategias eficaces de reducción de sal para ayudar a prevenir el gran número de muertes prematuras por enfermedades cardiovasculares alrededor del mundo.

El estudio identifica que 1,65 millones de muertes por causas cardiovasculares en 2010 se atribuyeron a la ingesta de sal por encima del límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 5 g de sal por día (2.000 mg de sodio). Actualmente, alrededor del mundo, estamos consumiendo entre 8–14 g de sal diariamente (muy por encima del límite de la OMS de 5 g). Esto nos pone en riesgo de muerte prematura y discapacidad.

 

La sal es el principal factor que hace subir la presión arterial, y la presión arterial es la principal causa de muerte y discapacidad en todo el mundo debido a los derrames cerebrales, ataques al corazón y la insuficiencia cardiaca que provoca. Muchos ensayos aleatorios en todo el mundo han demostrado que la reducción de la ingesta de sal reduce la presión arterial.

“Este estudio también enfatiza la cantidad de trabajo práctico que hay que hacer, para implementar estrategias eficaces de reducción de la sal en todo el mundo. Otros estudios también han demostrado que la reducción de ingesta de sal es la política de salud pública más económica y eficaz”, según profesor Graham MacGregor, presidente de Acción Mundial sobre Sal y Salud (WASH por sus siglas en inglés).

El estudio PURE, publicado en la misma revista, cuestiona la relación entre el consumo excesivo de sodio y la salud, y contiene ‘varios defectos metodológicos sustanciales’, dice Francesco Cappuccio, profesor de Medicina Cardiovascular y Epidemiología de la Universidad de Warwick. El estudio, puramente observacional, intenta de vincular la ingesta de sodio en la dieta con la enfermedad cardiovascular subsiguiente.

Cappuccio: “Este estudio utiliza una evaluación inválida de la ingesta de sal, mediante una fórmula ampliamente desacreditada, usando pruebas de orinas tipo ‘spot’ (solamente una vez, en lugar de medir durante 24 horas) que es completamente inadecuada para evaluar la excreción de sodio y potasio de los individuos. Además, el grupo con bajo niveles de sodio incluyó personas enfermas o aquellas que tenían una razón para reducir el consumo de sal debido a su mala salud. Sólo el 4% de la muestra estudiada tenía una ingesta de sal por debajo de 5 g por día, por lo que los datos sobre la mortalidad en ese grupo son muy poco fiables. Hay una gran cantidad de evidencia bien documentada que muestra que la reducción de la ingesta de sodio reduce la presión arterial y el riesgo de enfermedad cardiovascular. Es esta evidencia sólida la que debe guiar la acción global.”

De acuerdo con Cappuccio, tanto MacGregor y Simon Capewell, profesor de Epidemiología Clínica de la Universidad de Liverpool, reconocen que “hay una enorme cantidad de evidencia de que la reducción de nuestro consumo de sal es muy beneficiosa para la prevención de accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos e insuficiencia cardíaca”.

La reducción de la sal es reconocida como una de las políticas de salud pública más exitosas y eficaces hasta la fecha. El Reino Unido es actualmente líder en el mundo con un programa de reducción de sal cuidadosamente considerado y planificado. La ingesta promedio de sal ha caído de 9,5 a 8,1 g por día, lo que resultó en una disminución de la presión arterial a nivel poblacional y una reducción de los eventos y muertes por accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas. Se han producido aproximadamente 18.000 incidentes menos de apoplejía y ataques cardiacos al año; 9.000 de los cuales hubieran sido mortales. También ha resultado en ahorros financieros de alrededor de $ 2.500 millones cada año.

En Finlandia, que ha reducido el consumo de sal durante tres décadas, se ha visto una reducción del 40% en la ingesta de sal en la población. Eso ha producido una gran reducción en los niveles promedio de presión arterial y ha sido una importante contribución a la disminución de 80% en las muertes por accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca.

Los artículos en la NEJM también fueron acompañados por un editorial de la Dra. Susan Oparil, una reconocida escéptica respecto a la sal que ha trabajado asesorando el Instituto de la Sal, una empresa de relaciones públicas de la industria de la sal. En otras palabras, el equivalente a la asociación de fabricantes de tabaco y la industria tabacalera. “¿Tal vez su editorial se debe tomar con una pizca de sal?” según MacGregor.

La dra. Clare Farrand, Jefe de Programa de WASH dice: “Los beneficios de la reducción de la sal son tan claras. Es vital que todos los países alrededor del mundo adopten políticas de reducción de la sal. El Journal of Human Hypertension publicó recientemente una guía describiendo paso a paso cómo desarrollar e implementar un programa nacional de reducción de la sal en base a la experiencia en el Reino Unido, que otros países pueden utilizar y adaptar a sus propias circunstancias. La evidencia es clara, lo que necesitamos ahora es acción”.

WASH es un grupo global, que apoya a los países de todo el mundo para reducir la ingesta de sal.

– Fin –


Sitio web www.worldactiononsalt.com Tweet https://twitter.com/washsalt #LessSalt